“No soy más que un pequeño lápiz en la mano de la escritura de Dios».

Madre Teresa de Calcuta

¿Cultivaremos más de lo mismo?

Ante un amenazante contexto lingüístico, situacional y planetario, con un ensombrecido e incierto horizonte… sabiendo que espejamos en el mundo la íntima realidad que nos abraza y pensando en los derechos de los niños y los jóvenes , nos replanteamos el rol del literato planetario que ama la Naturaleza y la Paz.

 

Sin ánimo de lucro y con vocación de servicio educativo-cultural, fundamos un Movimiento y nos organizamos colaborativamente como un equipo inter, intra y transdisciplinario.
Nuestro Proyecto EJE: ESCUELA LITERARIA RESPLANDECIENTE facilita UN ESPACIO ACADÉMICO de cultivo y consulta permanente:

Propiciamos el fluir de una Corriente Poética Literario-Filosófica dispuesta a hacer de los dones, de los talentos…, de las chispeantes posibilidades del espíritu, del lenguaje y de la creatividad individual y colectiva, ejes a cultivar  desarrollando potencialidades para la realIZACIÓN del sentido hacia el resplandor de la armónica Paz –sustentable y sostenible- individual y social, multicultural y mundial.

Somos un equipo inter, intra y transdisciplinario buscando cultivar responsable y cooperativamente:

*Bellas letras virtuosas y altos sentidos, para que movilicen, enciendan,
avienten… inspiren, animen y transformen…

 

*Letras con contenidos y sentidos que sean el aliento
de una rica, amistosa y fecunda brisa fraternal persistente…

 

*Letras y mensajes que, como un soplo celestial que aviva el Fuego y multiplica Chispas por doquier, en cada corazón que toquen, propicien el despertar y/o desarrollo de la Belleza hacia el respetuoso y servicial abrazo fraternal en pos de la Humanidad (más allá de toda frontera), y la Naturaleza toda, sumando y multiplicando estrellas que impulsen, cual resplandeciente constelación terrenal, la destellante sinfonía de la Unidad/Integridad personal y social y ayuden a izar un Mundo sustentable y sostenible en armoniosa Paz Universal.

Todo lo que realmente pasa me pasa a mí.

Jorge Luis Borges